lunes, 9 de julio de 2012

IDEAS PROMETIDAS. USO DE LAS VIEJAS SÁBANAS DE LINO.


En un post anterior (click) os mostraba unas sábanas de lino antiguo, eran demasiado burdas con costuras que unen los paños y las recorren de arriba abajo.
Estas que muestro hoy,son bastante mas finas; es un lino maravilloso suave y fresco. Están bordadas con exquisitas iniciales y primorosas vainicas. Me las ha regalado M. Teresa ( mi suegra), ella las atesora desde hace muchos años.
Fueron su dote de boda; abundante como para sustentar a una familia numerosa. En su casa, tardaron años en entrar el nylon, poliéster y tergal. Se usaba lino, un tejido generalmente más grueso que el percal (algodón fino); es un material resistente y con los lados ligeramente desiguales, esto es porque fue hilado a mano o bien tejido en telares estrechos. El color no es totalmente blanco, ahora, en tiempos modernos, se llama " blanco roto" y es más fresco que el mencionado algodón.



Para lavar y planchar es muy pesado, pero se puede limpiar a máquina a altas temperaturas.

Si se tiene la precaución de secarlo sobre una cuerda bien tensa o mejor, extendiéndolo sobre la hierba al sol, el trabajo de la plancha se dulcifica; es ideal doblar la pieza mientras está un poco húmeda con otras apiladas. La tarea se verá reducida, si consigues que en casa te ayuden a doblarlas uniendo las esquinas de dos en dos y tensando la tela para luego unirlas ( las esquinas) de nuevo de dos en dos; conseguirás bordes alineados y un doblez cómodo para planchar sin necesidad de extender todo el lienzo. Lavar el lino lo beneficia; cuanto más se humedece más se unifica la trama.





En la esquina que se remete bajo el colchón hay un par de letras rojas bordadas en punto de cruz . La iniciales importantes, se encuentran en la cabecera de la sábana; siempre son dos y a veces, entre ambas, hay una costura disimulada con mayor o menor fortuna, dependiendo del esmero de la costurera. Esto es una consecuencia del tamaño de los telares de los que ya hemos hablado.





El tropezón más grande que he tenido con éstas, ha sido eliminar las marcas de plegado y el color amarillento que tomaron tras años ( la familia se rindió ante las nuevas fibras) de estar apiladas en los viejos estantes de castaño; son difíciles de eliminar. Fue necesario emplearme a fondo: ponerlas al sol bien enjabonadas y luego un lavado a máquina con un buen chorretón de suavizante, las ha dejado nuevas.

¿La plancha ? A pesar de todos los consejos, que he seguido a rajatabla, ¡ un festival !




















Mm.















Cuando estas hermosas piezas están muy deterioradas, se les puede dar un nuevo uso; eso sí, tiene que ser un uso lucído y digno.
Os muestro algunas fotografías que pueden orientaros. La mayoría son mías, una de las bolsas, las cortinas y un par de cojines los he sacado de la red, no puedo ofreceros el enlace porque en su momento no lo anoté y ahora me resulta imposible recordarlo.

Esto me ocurre a menudo por lo que aviso, si las imágenes son tuyas y te molestan en mi blog, dímelo y las retiraré inmediatamente.



5 comentarios:

  1. Muchas gracias por estas bonitas ideas, me llegan en el momento justo.bss

    ResponderEliminar
  2. Que curiosidad tenía yo en saber que había sido de esas "viejas sábanas". Gracias por las ideas, como siempre, magníficas. Un fuerte abrazo, Rosa.

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla de sábanas Carmen...eso es un verdadero tesoro...mi madre tiene algunas de su madre y sus abuelas...una pasada
    Eso si, la plancha uff no quiero ni imaginarlo y más con estos calores jaja

    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Anónimo19:53

    Yo las utilizo de cortina y con sus bordados son preciosas

    ResponderEliminar
  5. DIVINISIMAS....
    CORTINAS SI LAS PUSE.
    ES UNA PENA CORTARLAS ASI QUE LAS ACOPLO SEGUN SON.
    SALUDITOS

    ResponderEliminar