viernes, 7 de junio de 2013

CASITA DE MUÑECAS II


Yo, diría, que te ha gustado!. Así que continúa el relato que empezó Aquí






La tía Jesusa era oronda, suave, blandita y amorosa. Se ocupaba de la cocina.
No tenia dientes, en su mesita de noche había una dentadura postiza, pero solo se la ponía para ir de visita y en las grandes ocasiones, como la fiesta del Cristo, en la que las duras roscas de almendra le daban mucho trabajo.
Llevaba sobre su pelo fino y lacio una boina marrón y completaba el conjunto con un delantal negro con pequeñas flores blancas y unas botas de goma. Nunca se quitaba las botas ( ni la gorra ), consideraba que no valía la pena, porque continuamente estaba entrando y saliendo a la huerta para buscar leña o llevar las cestas de ropa sucia al lavadero.
Trabajaba en un extremo de la mesa de la cocina, pero, como la cocina tb era sala de estar, en el otro extremo había montones de periódicos, catálogos de semillas y de herramientas y facturas pendientes. Junto al fogón, botas sin limpiar y paños colgados.... En los estantes del aparador pintado de azul había piezas de loza dispares, postales de bordes abarquillados, paquetes de sodio y magnesio, cartas viejas, correas de perro, una jeringuilla, un teléfono anticuado y una cesta de huevos con costras de barro para limpiar. Las gallinas eran anárquicas y ponían por todas partes, especialmente en un hueco lleno de barro entre la leña y la higuera.
Aquella cocina estaba siempre así y era una delicia, un lugar acogedor con un desaliño agradable en el que la tía-abuela encajaba a la perfección con sartenes tiznadas, barreños de comida para las gallinas ( tambien habia un apuesto gallo) y cacharros sucios de su trabajo de la mañana. Era un sitio caliente con un increíble y permanente olor dulce de azúcar quemado.



La joven niña tenia que intentarlo. Bajo la escalera de madera que conducía a la cocina, apoyo el pulgar en el picaporte de hierro de la puerta y, al abrirla, le llego el olor suculento de la carne que se cocinaba y tuvo la visión de la "tía Je" con una patata en la mano y un enorme cuchillo ( que había sido afilado muchas veces) en la otra....
- Por favor, por favor, donde está la llave? No tocaré nada, solo quiero mirar.....
- Eso es cosa de tu tía Mencía. No sé.... no puedo ayudarte!.
Y, la anciana, lloró en silencio, sintiendo un escozor de sal en la piel
Carmen



Rosa Charles de Mills

Rosal trepador New Dawn

25 comentarios:

  1. Carmen, la continuación te quedó genial. Tus rosas son una maravilla!!! un besote guapa

    ResponderEliminar
  2. Que bonito relato Carmen, es tuyo? Me has dejado con ganas de más. Feliz finde y besitos canarios.

    ResponderEliminar
  3. Carmen, qué primera foto más divina. Desde que me dijiste el pequeño secreto lo leo con otros ojos!!Eres el hada de las rosas hermosas.
    Un besazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  4. Carmen, que bonita!!,nos quedas enganchas, esperamos la proxima.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. JULIA LADRÓN DE GUEVARA10:26

    Contarlo quizás te ayude.
    Un besito mi querida amiga.

    ResponderEliminar
  6. La casita es una preciosidad y el relato inspirado en ella, una delicia. Que misterio.....
    Besos Cármen

    ResponderEliminar
  7. Me quedo esperando la tercera parte!!! Aiiiinss esas rosas están preciosas!!!!
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Una historia tan preciosa como las rosas,
    me quedo con ganas de mas.
    Besos guapa y feliz fin de semana.
    Chary :)

    ResponderEliminar
  9. Bueno, si el relato me encanta y me va seduciendo (Quiero más),la casita me parece de lo más encantadora. Las rosas...¡Qué envidia me daaaaas!!!!!! (De la buena, por supuesto).
    Feliz fín de semana.
    Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  10. Me relaja leerte,me gusta.Bss apretaos!!!

    ResponderEliminar
  11. Sigue, sigue...no me dejes en ascuas!!!
    Besos
    Mami

    ResponderEliminar
  12. Me encanta, muchas gracias. Besicos.

    ResponderEliminar
  13. Carmen el relato es tuyo??? una maravilla, dulces palabras las tuyas. un besote enooorme!

    ResponderEliminar
  14. Cómo nos haces sufrir, jajaja.
    Espero con impaciencia la continuación.
    Bss

    ResponderEliminar
  15. Y al continuar la historia nos cautivó, genial!!! Las rosas están hermosas.

    Feliz fin de semana.

    Ale
    Costa Rica

    ResponderEliminar
  16. Carmen, debemos agradecer a la diosa casualidad que nos acercó. Espero regresar a presentar mi nueva novela en el segundo semestre de este año, veremos cuando. De donde sos?

    ResponderEliminar
  17. Otro poquito más porfi!!!!!
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  18. Nos dejas con ganas de más!! Por fi continúa! Preciosa historia!! Besos

    ResponderEliminar
  19. Voy reservando butaca para el tercer pase. .

    ResponderEliminar
  20. Carmen, tus rosas parecen salidas de un jardín inglés y el relato es delicioso y adictivo. Aquí me quedo esperando. No quiero perderme ni un renglón.
    Un beso, Rosana

    ResponderEliminar
  21. Bonito relato , es muy cautivador , me ha encantado y tus rosas preciosas un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  22. Un relato precioso, me quedo esperando la continuación.
    Tus flores me tienen loquita.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  23. que bonitas rosas, son preciosas, y el relato.... preciosa historia
    besos y feliz semana

    Silvia
    lanasifils

    ResponderEliminar
  24. QUe hermosas historias, me gusto mucho la descripcion de la cocina de tu tia abuela, mientras la leia me hacia acordar a esas peliculas italianas ....
    y tus rosas divinas!!!
    saludos :)

    ResponderEliminar

loading...